martes, 29 de noviembre de 2016

Perro de agua



···
(aunque en realidad era Mono de madera)


···

Durante los 12 años que compartí con Larú, leí y escuché un montón de cosas sobre los perros beagle. De todas esas cosas, una de las pocas con la que podía identificar a Larú era la glotonería. En eso sí era bien beagle; arrasaba con lo que encontrara. Pero, por otro lado, nunca fue terca o rencorosa. Era amable y amorosa, siempre lista para recibir un mimo y devolver mil lengüetazos.
Esta historieta está basada en hechos reales. En varias fuentes leí que en general a los beagle no les gusta el agua. Esa vez, el gusto de Larú por el agua fue lo que la salvó de una horda de desconocidos desacatados.
Tal vez ese gusto se deba a que se crió con labradores. Todos se tiraban al agua a buscar el palo y ella iba atrás. Nunca llegaba hasta el palo pero igual se tiraba a intentarlo. Sí le daban miedo las olas. Pero el agua calma le gustaba.
···
Esta página salió en la revista BLa de octubre.

···